Un ejercicio para des-preocuparte

by | Jul 9, 2019 | Artículo | 0 comments

Voy a proponerte un ejercicio muy efectivo para esos días en que las preocupaciones te abruman. Me refiero a esos días en los que todo sale mal. (o mejor dicho todo PARECE salir mal).

Son los días en que tenemos imprevistos y vivimos situaciones que no son como creemos que “deberían ser”: un corte de agua, un choque, un llamado del colegio para hablar sobre la conducta de nuestro hijo.

Sobre estas situaciones nuestra mente tiende a crear DRAMA. Y comienza la ansiedad y la anticipación de lo peor.

¿Cómo salir de ese torbellino mental?
Te propongo este ejercicio:

Toma una hoja de papel y escribe. Escribir es muy muy importante. Se que estarás tentada de hacer este ejercicio sólo mentalmente pero si quieres buenos resultados, llévalo al papel. Escribir enlentece la velocidad del pensamiento y lo ordena. En la mente, el pensamiento es muy veloz; cuando lo escribimos, lo desaceleramos y lo ordenamos.

¿Y qué te propongo escribir? Todo lo que está pasando. Con detalle. Relata tu día.
 Y luego identifica y separa tus opiniones de los hechos concretos. Una ayuda: tus opiniones son las características con las que calificas lo que pasa; por ejemplo “horrible” “malísimo” “indignante” “agotador” y muchas veces, las palabras extremas como “siempre” y “nunca”

Esas opiniones son el drama que crea tu mente.

Te doy un ejemplo: No escuché el despertador y llegué muy tarde al trabajo. Me van a terminar echando. Y como siempre me atrasé con los informes. Me llamó mi hija para que cuide a mi nieta hoy. Nunca me avisa con tiempo. Mi hija se piensa que estoy a su servicio.

Hechos concretos:
No escuché el despertador
Llegue llegué 20 minutos después de la hora de entrada.
Tengo informes para entregar hoy
Me llamó mi hija para que cuide a mi nieta hoy

Opiniones
Llegue muy tarde al trabajo
Me van a terminar echando
Me atrasé con los informes
Mi hija nunca me avisa con tiempo
Mi hija se piensa que estoy a su servicio (hasta que tu hija no te lo diga explicitamente, esto es tu opinión)

Todas tus opiniones son opcionales. Son tu forma de ver lo que ocurre. Y cuando tomas contacto con que solo es una opinión, la emoción que crea comienza a bajar su intensidad. Es como si te separases y te desapegases de la preocupación y la ansiedad.

El “darte cuenta” te supondrá más calma. Y con una mente más calma fortalecerás tu bienestar emocional.

0 Comments

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Cuéntame en qué te puedo ayudar

Cómo vencer la timidez

¿Te inquieta entrar a una fiesta donde no conoces a nadie? ¿O tener que socializar en un evento de trabajo? Si es así, no eres el único. Los eventos sociales suelen provocar ansiedad, sobre todo cuando no estamos entre amigos y familiares. Si este malestar es muy...

Tus pensamientos determinan tu vida

Mira hacia atrás. Verás que tu Yo Pasado pensó muchas veces los mismos pensamientos. Y estos pensamientos provocaron emociones. Y en consecuencia acciones (o inacciones). Y un resultado: tu Yo Presente. No hay excepciones. Nuestra vida es creada por nuestros...

Como cambiar tu hábito definitivamente

Imagina este escenario: Te decidiste. dejaste de fumar. O de tomar alcohol. O comenzaste a comer sano. Vas dos días sosteniendo tu propósito y estás muy ilusionado. Pero el tercer día algo pasa. Te levantas contrariado. O tu jefe está de mal humor. O tus hijos están...

“La comida es más fuerte que yo”: cómo desactivar la alimentación emocional.

La alimentación emocional es simplemente comer por emociones. Es “gratificarte” con comida cuando te sientes mal. Estresado. Preocupado. O agobiado por alguna situación particular. Si te alimentas emocionalmente es probable que te sientas incómodo con tu cuerpo. Quizá...

Cómo desenredarte del pensamiento negativo

Cuando nos sentimos enredados en pensamientos negativos, creemos que estos pensamientos son verdades o reglas que debemos acatar. Muchas veces nos creamos un “manual” de cómo deberíamos actuar y nos criticamos duramente cuando no lo hacemos. Cuando nos fusionamos con...
¿HABLAMOS?